Dormir bien Después de una cirugía

Un punto muy importante para el desarrollo de una cirugía exitosa es el cuidado después de esta y cobre todo el descanso.

Pero muchos pacientes sufren más durante la noche al no encontrar una posición cómoda. Te damos unos consejos para esto:

  1. Trata de reducir el consumo de cafeína durante el día.

Está presente en el té, el café, los refrescos tipo cola -bebidas que muchas personas consumen en grandes cantidades sobre una base regular- y en el chocolate. Después de su ingestión, tarda entre 20 y 40 minutos en producir un efecto estimulante, aumentando la cantidad de adrenalina en el organismo y produciendo una sensación de excitación durante dos a cuatro horas (depende de la sensibilidad o tolerancia de la persona). Es por ese motivo que incide directamente en la conciliación del sueño o en la continuidad del mismo durante toda la noche.

  1. Transforma tu habitación en un santuario del descanso. Tu recámara debe ser un ambiente ideal, intenta aislar los ruidos externos y la luz, hay personas que se distraen para dormir con la luminosidad, si es tu caso, elimina o bloquea cualquier productor de luz.
  2. Despeja tu mente. Establece una rutina para las horas previas a la de dormir. Esto ayuda a que tu cuerpo pierda su energía para que este y tu mente estén relajados cuando finalmente te metas en la cama. Anota todas esas cosas que están en tu mente, terminando con algún pensamiento positivo.
  3. La posición más relajante es: Coloca tus brazos al costado con tus palmas hacia abajo.
  4. Una pijama cómodo. Cuenta con una pijama totalmente cómoda para ti. Que sea suave y esté limpia, nada como un aroma fresco al dormir.
  5. Ten todo lo necesario a tu alcance. Una cobija, una jarra de agua y pañuelo cubrirán tus necesidades nocturnas al momento.
  6. La mejor almohada. Este es un punto que debe ser bien cubierto antes de tu cirugía. Encuentra tu almohada ideal, búscala según tus preferencias y las necesidades que tendrás después de la cirugía, debe de ser una almohada especial con forma de cuña que mantenga tu cabeza correctamente elevada y quieta
  7. Cambia un poco tu dieta. Algunos alimentos proporcionan mucha energía, trata de evitarlos durante la tarde. Te recomendamos consumir: Avena, Miel, Pan integral, Almendras, Cerezas, Te de hierbas o manzanilla (checa que no contenga cafeína), Plátano, Leche tibia y Pollo.

Buenas noches te desea INNOVARE

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *