En muchas ocasiones la hormonación no es suficiente para conseguir una silueta totalmente femenina. Por ello la cirugía plástica, a través de intervenciones de feminización corporal, nos permite redefinir el contorno corporal para que la paciente se sienta completamente identificada posible con su género.

Es evidente que el contorno corporal femenino y masculino son distintos. Además del pecho, ellas suelen tener unas caderas más amplias en proporción a la cintura, por ejemplo.

Las distintas técnicas que se agrupan dentro de la  cirugía de feminización corporal permiten al paciente tener un contorno o silueta más propios de la mujer biológica.